Innovación, Insights que funcionan, Negocios

Innovar es fuente de crecimiento y factor de sobrevivencia

Últimas entradas de Elodie Touche (ver todo)

El crecimiento siempre va de la mano de la innovación; y en el actual contexto, innovar también surge como una fuerza elemental de sobrevivencia. Innovar es, hoy, abrazar los cambios que están viviendo los consumidores, descifrándolos para convertirlos en una oportunidad, una oportunidad de ofrecerles una propuesta de valor adecuada, que a su vez se traducirá en una relación fuerte y a largo plazo con la marca, otorgándole una ventaja competitiva a la empresa y, sobre todo, impactando en el resultado final de las compañías. Ésta debería ser la misión de cualquier innovación que se lleve a cabo, en término de productos, de servicios o de experiencia.

El estudio BrandZ Global 2019 muestra que las marcas con un fuerte valor no solo ofrecen mejores retornos a los accionistas, sino que se recuperaron 9 veces más rápido después de la crisis económica de 2008. No es todo: las 20 marcas más innovadoras dentro de la cartera de las 100 más valiosas ofrecieron rendimientos aún mayores y se recuperaron aún más rápido después de la recesión de 2008. La percepción que una marca es innovadora añade valor como parte del su patrimonio. Dicho de forma simple, las percepciones de innovación añaden valor.

Espinas y rosas en el campo de la innovación

Es casi de dominio público que  8 de cada 10 nuevos productos fracasan en los primeros tres años desde su lanzamiento. En Kantar, sabemos que solo 15% de los nuevos productos generan un crecimiento por encima del crecimiento padrón de la categoría. Eso  se traduce de una forma simple: sigue siendo muy complicado, riesgoso y costoso encontrar las ideas y productos que van a tener un desempeño exitoso en el mercado. Eso es únicamente la punta del iceberg. En el proceso, las empresas van invirtiendo muchos recursos, tiempo y dinero, fracasos y frustraciones, creando resistencia a la innovación disruptiva.

Generar ideas  ganadoras es una práctica que podemos calificar de bastante sencilla y común. Determinar cuáles de esas serán exitosas y  plasmables en una oferta completa -con potencial de éxito-, lo es mucho menos.

Existe mucha desconexión entre las diferentes etapas de creación que llevan al lanzamiento de una propuesta de valor relevante y atractiva para los consumidores. Pedazos de información que tratamos de  unir de la mejor manera posible. Mucha pérdida de aprendizajes entre las diferentes iniciativas que se llevaron a cabo en las empresas… qué fue lo bueno, lo malo, cómo esta idea puede apalancarse de la experiencia previa, para redondearse y ser más potente.

Activos de innovación: en aprender a gestionarlos está la clave

Recalculando. Si sabemos que la innovación genera valor y que es complejo encontrar aquella que impactará el mercado y en la empresa, encontrar mecanismos que  permitan aminorar el riesgo se vuelve clave. Se trata de poner al consumidor en el centro del proceso, desde las necesidades hasta sus reacciones a lo que se está creando, para identificar aquella innovación y contar con información precisa rápidamente.  Llevar este aprendizaje a las fases posteriores de un proyecto,  basándose en experiencias anteriores, en un tiempo récord, será de gran ventaja para la empresa que lo sepa capitalizar.

Los equipos que están involucrados en el viaje de la innovación deberían ser capaces de gestionar los activos de innovación de manera rápida, sencilla y perspicaz. Con activos de innovación, me refiero a  las escalas del viaje de innovación, desde una sencilla idea de producto a su desempeño en condiciones realísticas de uso, pasando por la selección del mejor concepto y del empaque que traducirá físicamente ese  concepto.

Pensando en esto, Kantar ha establecido una poderosa plataforma de evaluación de las innovaciones. A partir de agosto 2020, en varios países latinoamericanos, nuestros clientes podrán realizar la gestión y selección de sus activos de innovación para  obtener respuestas precisas de los consumidores a sus preguntas de negocio y almacenar en un solo lugar sus aprendizajes.

El éxito del lanzamiento no tiene fórmulas mágicas: Proceso de innovación + viaje creativo

Atención: La innovación no se acaba al tener el producto listo para su lanzamiento. Existen varios factores clave que influyen directamente en el éxito del producto en el mercado. Uno, su capacidad de entregar lo prometido. Dos, el alcance de la distribución. Tres, la creación del deseo y la generación de conocimiento sobre este nuevo producto o servicio. Sin orden de importancia.

Existe un vínculo indispensable – y, desafortunadamente, muchas veces inexistente- entre los elementos fuertes del producto con el proceso creativo de la publicidad. Confirmar que la publicidad que va a promover el lanzamiento conecta con el consumidor y transmite correctamente lo que más atrae del producto es clave. Sin este estrecho vínculo, podemos tener el mejor producto o la mejor publicidad, pero vamos a fallar en incitar a la prueba y/o recompra. Una buena publicidad tiene que destacar los elementos que generan el entusiasmo por probar el producto. Después, la conversión a la recompra ya  es tarea para el producto, que debe cumplir con las expectativas que haya generado por medio de la publicidad.

Dicha perspectiva, evitando seccionar los elementos del rompecabezas que es el gran reto del lanzamiento de innovaciones, nos permitirá tomar las mejores decisiones.

Para saber cómo podemos ayudarlo a navegar por este proceso de innovación y viaje creativo, sumando agilidad, póngase en contacto o visite kantarmarketplace.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *