Impacto, Metodología, Tendencias

Desafíos para los médicos de América Latina en tiempos de pandemia

Últimas entradas de Diego Casaravilla (ver todo)

Nuestro programa sobre COVID-19 comenzó, paradójicamente, tres meses antes del brote en Wuhan, China.

En aquella primera investigación, incluimos una serie de temas relacionados con el cuidado de la salud en general en el continente americano, incluyendo temas como la nutrición, el acceso a la atención médica y también – aunque suene increíble- incluía la pregunta sobre las posibilidades de una epidemia. Y el proyecto terminó siendo bastante profético.

Se corroboró que 6 de cada 10 médicos en Latinoamérica y EEUU, declararon que estábamos poco o nada preparados para enfrentar una epidemia. Por supuesto, el tipo de epidemia que los médicos tenían más en mente estaba más relacionada con las típicas epidemias que normalmente vemos en nuestra región como dengue o zica. Sin embargo, los resultados vistos a la luz de lo que hoy conocemos son realmente impactantes.

La continuidad de este proyecto que tuvimos que redefinir a partir del nuevo contexto, consistió entonces en contribuir con evidencia, con datos concretos y especialmente comprender las opiniones de los médicos en función de los desafíos que se les plantean en el contexto de una pandemia.

Photo by Ashkan Forouzani on Unsplash

Los resultados de la Ola 4 presentados aquí, involucraron un estudio cualitativo utilizando herramientas de inteligencia artificial donde un moderador virtual mantuvo chats con más de 160 médicos y un trabajo de campo online a gran escala en 16 países de América Latina, entrevistando a más de 5,000 médicos.

Para elaborar el cuestionario, invitamos junto a DIMM a la comunidad de investigadores a proponer preguntas sobre los principales desafíos que enfrentan los médicos en medio de la pandemia. Colaboraron con valiosas ideas y sugerencias investigadores de Ipsos, Observatorio 1987,  PBG Healthcare Consulting, Provokers, YOUNIVERSAL y Unilever.

Estos fueron los 10 resultados clave de la investigación:

1)           La región esta polarizada entre quienes creen que en los próximos 30 días se deben flexibilizar las restricciones en forma gradual y controlada y quienes piensan que los controles deben mantenerse o acentuarse.

2)           La evidencia de casos reportados sugiere mayores niveles de subnotificación de contagios en Brasil, Venezuela, Ecuador, México y Panamá.

3)           Una mayoría de médicos ve colapsados los recursos hospitalarios de Perú, estando en alto riesgo de colapso la disponibilidad de camas de internación áreas de TI y respiradores en Ecuador, Guatemala, México, Brasil y Venezuela.

4)           A pesar de las limitaciones de la infraestructura hospitalaria, en la mayoría de los países se la ve mejor preparada para enfrentar la pandemia sobre fines de mayo comparado con dos meses atrás, con la significativa excepción de Brasil.

5)           En todos los países se registra una abrupta caída de pacientes atendidos en general, afectando significativamente la adherencia incluso en patologías como Cáncer, HIV, Diabetes, enfermedades respiratorias, cardiológicas o autoinmunes.

6)           Los principales riesgos percibidos están asociados a la falta de material de protección y falta de protocolos.

7)           Los médicos necesitan un entrenamiento claro no solamente para el tratamiento de COVID-19 y el uso de equipamiento de protección, sino también para la atención de todo tipo de pacientes sea en hospital, consultorio o virtual.

8)           La pandemia ha afectado emocionalmente a los médicos, y la gran mayoría dicen padecer uno o más de los siguientes efectos: miedo al contagio, ansiedad, cansancio, dificultad para dormir, aislamiento, angustia, incertidumbre, o irritabilidad.

9)           Quienes están en la línea de frente están especialmente afectados por el miedo al contagio familiar y personal, la presión del ambiente, y el cansancio.

10)        El futuro imaginado post-pandemia implicará un importante impacto en la salud física y emocional de la población, así como una transformación profunda del ecosistema de salud y las modalidades de la atención médica.

Photo by Luis Meléndez on Unsplash

 

Es evidente que la pandemia ha tenido un impacto significativo en la práctica médica de la región, no sólo debido al enorme impacto de la enfermedad en sí, sino también a las consecuencias de las medidas de cierre de todas las actividades, el riesgo percibido de contagio y la falta de protocolos claros sobre cómo reanudar la atención al paciente en el contexto actual.

En investigaciones anteriores hemos identificado al médico como un eslabón vulnerable dentro del sistema de salud. Tuvieron que manejar un paciente más informado, nuevas tecnologías y nuevos tratamientos, pero al mismo tiempo con un presupuesto más limitado, o restricciones al acceso a los mejores tratamientos.

La pandemia ha puesto significativamente más estrés a todas estas tensiones pre-pandémicas.

En consecuencia, los médicos, ya sean quienes están en la primera línea del COVID-19 o quienes se encuentren atendiendo a los pacientes en general, están afectados tanto profesional como emocionalmente. Y esta situación, a su vez, está teniendo eventuales consecuencias para el sistema del cuidado de la salud en general y enciende una luz roja para cualquiera de nosotros acerca de la necesidad de cuidar a quienes nos cuidan.

La conclusión es que todo esto produce un impacto sobre toda clase de potenciales actores interesados.

Para las autoridades sanitarias, esto significa proporcionar la capacitación, el apoyo financiero, los equipos y los protocolos que permitan al sistema de atención de la salud mejorar su rendimiento, considerando las restricciones actuales.

Para que las asociaciones profesionales construyan un mejor vínculo de compromiso con sus miembros ayudándolos con capacitación y apoyo.

Para que las prestadoras de seguro de salud asuman su responsabilidad financiera, responsabilizándose por el rol que tienen dentro del sistema.

Para que los hospitales y las clínicas combinen protocolos que permitan un tratamiento seguro para los pacientes y prevengan el contagio local.

Para la industria farmacéutica dado que, además de las oportunidades obvias tendientes a desarrollar una vacuna para el COVID-19, existen también oportunidades para generar comunicación con los médicos que pueda fomentar la empatía que está faltando en general con estos actores involucrados, que son cruciales para todos nosotros.

Básicamente, la otra cuestión es cómo puede trabajar la industria para mejorar la situación de los pacientes que no pueden acceder un tratamiento adecuado o que no pueden tener un protocolo seguro para la consulta, acceder a los fármacos que necesitan y así lograr una adherencia adecuada.

Esperamos como parte de la industria que se pueda responder a estos insights en forma efectiva y transformarlos en cursos de acción.

Para acceder al Webinar y reporte completo sobre “Desafíos para los médicos de América Latina en tiempos de pandemia”, pueden visitar el siguiente link:

https://www.fine-research.com/es/blog/news/coronavirus-disponibilizamos-nuestra-comunidad-de-investigacion/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *